Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

NUESTRA EXPERIENCIA CON ¡A CONTAR!

En esta entrada queremos despedirnos de vosotros y anunciaros que, próximamente, el blog de ¡A contar! se trasladará a la web de Santillana, donde podréis seguir consultando los artículos más interesantes que hemos publicado hasta este momento.

Para nosotros, participar en esta cita mensual con otros usuarios de ¡A contar! ha sido una experiencia maravillosa. A lo largo de casi tres años hemos tenido la ocasión de reflexionar sobre nuestras experiencias docentes con otros maestros y maestras en un proyecto compartido de Educación Infantil, lo que nos ha permitido crecer como educadores y valorar más aún nuestra tarea diaria en las aulas.

Nos gustaría terminar esta colaboración con Santillana haciendo un breve recorrido por aquellas aportaciones y experiencias que más nos han enriquecido en este tiempo:

  • Los cuentos de ¡A contar!

Una de las cosas que más nos han gustado desde que empezamos a usar ¡A contar! han sido los cuentos. Y no solo hemos disfrutado nosotros con ellos, sino también las niñas y los niños de nuestras clases. Con ellos hemos aprendido que los cuentos no solo narran historias, sino que también pueden esconder historias matemáticas de la vida diaria que van más allá de las simples sumas y restas.

Para nosotros, combinar el rigor del trabajo matemático con la creatividad y la fantasía ha sido una fuente de disfrute a lo largo de estos años.

  • El juego tipo Tetris

Otra de las actividades que nos ha encantado, tanto a nosotros como a nuestro alumnado, ha sido el juego tipo Tetris. Y ha sido especialmente interesante porque nos ha permitido introducir en nuestras aulas un modelo de juego cooperativo en el que los participantes deben sumar sus esfuerzos para encontrar las piezas que se necesitan para completar las figuras.

Sin duda, disponer de este juego en versión digital ha contribuido a la dinamización de las sesiones de trabajo en el aula.

  • El tangram

El tangram es un juego maravilloso que permite al alumnado ejercitar sus capacidades intelectuales y psicomotrices, además de ayudarlos en la formación de ideas abstractas partiendo de la manipulación de elementos.

Aunque nosotros ya estábamos familiarizados con su uso en el aula, nos resultaba difícil realizar un trabajo sistemático con él. Por un lado, al alumnado le costaba «ver» la imagen que debían formar y, por otro lado, no conseguíamos integrarlo en la dinámica normal del aula, por lo que terminábamos con la sensación de estar haciendo un trabajo un poco descontextualizado.

Encontrarnos con un material en que el trabajo con los tangram estaba tan bien integrado en la propuesta didáctica nos ha permitido sacarle todo el jugo a este recurso.

  • Taller de problemas

También hemos disfrutado muchísimo con las actividades propuestas en el taller de problemas. Pocas veces habíamos tenido la oportunidad de ver tan claramente el progreso de nuestros alumnos y alumnas en su capacidad de representación matemática, cada uno a su ritmo, buscando nuevas soluciones para los problemas que se planteaban y ayudándose entre ellos para ensayar diferentes estrategias.

  • Los mapas

El uso de mapas del tesoro permite trabajar contenidos obligados en el currículo. Con ellos el alumnado puede desarrollar su capacidad visual y espacial de un modo que no es fácil lograr con otro tipo de actividades.

Pero, al mismo tiempo, hemos observado que con estas actividades, en las que están tan ligados el trabajo con las matemáticas y la literatura infantil, se crean unas dinámicas que enriquecen extraordinariamente el trabajo en el aula.

Si hacíamos, por ejemplo, un trabajo de mapas del tesoro con el cuento La caza del snark, al día siguiente los alumnos y alumnas nos traían libros de piratas, de galeones, barcos de juguete, etc., que compartíamos en el momento de la asamblea y que nos daba pie a seguir nuevos caminos que no teníamos previsto a la hora de planificar nuestro trabajo.

Estos momentos mágicos, en los que irrumpía «lo inesperado» en la dinámica del aula, han sido un estímulo fabuloso para realizar nuestro trabajo a lo largo de estos años.

  • Los juegos de tablero

Todos conocemos las bondades de los juegos de tablero para el desarrollo de las capacidades matemáticas básicas. Este tipo de juegos nos preparan para situaciones de la vida cotidiana en las que debemos dar respuesta con rapidez a problemas lógico-matemáticos sin necesidad de llevar a cabo un conteo exhaustivo de lo que tenemos delante.

Gracias a las propuestas de Pistas coloreadas, el alumnado entendió rápidamente y sin apenas esfuerzo el sistema de conteo y las reglas de los juegos.El bingo y la lotería de Navidad

  • El bingo y la lotería de Navidad

Este juego es el que más éxito ha tenido en nuestras aulas a la hora de elegir una actividad para finalizar la jornada escolar o bien la semana de trabajo.

Nos ha resultado curioso que hayan sido los mismos alumnos y alumnas los que nos han solicitado ampliar poco a poco la complejidad y su numeración y descubrir sus múltiples oportunidades de juego.

Podríamos seguir enumerando todas las bondades y experiencias que nos ha proporcionado este método, pero hasta aquí tan solo serían las experiencias de dos maestros a los que les apasiona su trabajo y que han descubierto en ¡A contar! no solo un recurso específico para el tratamiento de las matemáticas, sino un material extraordinario para trabajar y potenciar todas las cualidades de nuestro alumnado de una forma lúdica y atractiva.

Porque, al fin y al cabo, en eso consiste educar: en proporcionar ambientes y recursos adecuados para que cada alumna y alumno pueda llegar a ser la mejor versión de sí mismo.

Deseamos que esta experiencia que hemos querido compartir desde las ventanas de nuestras aulas haya contribuido a enriquecer de algún modo vuestra práctica docente diaria, poniendo un poquito de corazón, otro poquito de ilusión y un mucho de entusiasmo a todo aquello que hacéis.

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!