Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Los cubos encajables como facilitadores del conteo

Hoy queremos hablaros de cómo utilizamos los cubos encajables de ¡A contar! para trabajar el conteo en el aula. Para nosotros es muy importante abordarlo desde varias perspectivas y de modo que nos permita ampliar las actividades y hacerlas progresivamente más complejas, a medida que las alumnas y los alumnos vayan alcanzando mayores competencias.

En un primer momento, aprovechando la asamblea o cuando trabajamos por rincones en pequeños grupos, solemos entregar el material al alumnado para que lo manipule libremente. De esta manera, pueden familiarizarse con el tamaño de las piezas, su forma, sus colores y los distintos modos que tienen de encajar.
Siempre resulta curioso observar las figuras que pueden llegar a crear con estos cubos cuando juegan libremente y los usos instintivos que les dan a las piezas.

En un segundo momento, les proponemos actividades de conteo. Les entregamos una determinada cantidad de piezas y les pedimos que las cuenten. Para facilitar la actividad, les enseñamos a ordenar los cubos en fila antes de empezar, lo que, sin duda, los ayuda a no perder la cuenta de aquellos que ya han señalado y a ver cuántos les restan por contar.
En este caso podemos optar por ofrecerles cubos del mismo color o bien que sean todos diferentes, lo que evitará que cuenten dos veces el mismo objeto. Esto dependerá de las competencias matemáticas del grupo con el que estemos trabajando en cada momento.


Este tipo de actividades, de apariencia muy sencilla, puede enriquecerse extraordinariamente según lo que deseemos trabajar en cada momento. Por ejemplo, una vez que hayan contado la cantidad de cubos propuesta, podemos pedirles que lo vuelvan a hacer, pero separando las piezas del grupo inicial a medida que vayan contando. En este caso, podemos realizar preguntas a mitad del conteo para que intercalen también el conteo visual (sin tocar los cubos) y para ayudarlos a familiarizarse con las operaciones de suma y resta: «¿Cuántos cubos llevas contados (conteo tocando)? ¿Cuántos cubos crees que faltan por contar (conteo visual)? Entonces, ¿cuántos hay en total?…».

Otra actividad que se puede hacer con los cubos es relacionar la cantidad con el número. Para ello colocamos los cubos y tarjetas de números según aparecen en las fotografías.


Por último, podemos utilizar diferentes disposiciones de los cubos encajables para ampliar y dificultar un poco más las actividades de conteo:

Líneas que se cruzan
Una actividad que nos da muy buen resultado es disponer líneas de cubos que se cruzan entre sí y pedir a los alumnos y las alumnas que los cuenten. Aunque, en un primer momento, la mayoría suele contar dos veces la pieza que hace de intersección entre las filas, enseguida desarrollan estrategias personales para resolver la actividad correctamente.
Nosotros solemos proponerles diferentes figuras, subiendo la dificultad según el nivel de Infantil en el que se encuentren. Además, siempre les pedimos que nos vayan explicando qué pasos dan para resolverlo porque eso nos proporciona un indicativo muy interesante sobre sus progresos matemáticos.

Cubos en círculo
Otra disposición de las piezas que solemos presentar a las alumnas y los alumnos es en forma de círculo. Esto los obliga a tener en cuenta el cubo por el que empezaron el conteo para solucionar correctamente la actividad. De este modo estamos estimulando su capacidad de atención y memoria y ayudándolos a desarrollar destrezas significativas en el campo de las matemáticas y la organización espacial y visual.
Dependiendo de la complejidad que queramos en la actividad, podemos utilizar círculos concéntricos o círculos de piezas superpuestas.


Os invitamos a que probéis todas estas variantes y vayáis contándonos vuestra experiencia de clase.

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!