Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Las actividades de peticiones en 3 años

En esta ocasión queremos contaros cómo hemos trabajado las peticiones en 3 años.

Como sabéis, las actividades de peticiones consisten en la presentación de un modelo decorado con pegatinas que hay que reproducir. Para ello, contando con un dibujo idéntico sin decorar, debe hacerse una petición al profesor, en un espacio en blanco, de las pegatinas que se necesitan para reproducir el modelo.

Las peticiones son actividades muy ricas desde el punto de vista matemático y didáctico. Por una parte, para saber cuántas pegatinas necesito puedo contarlas, pero también puedo resolver la actividad sin necesidad de contar. Por otra parte, para representar la cantidad en la petición propiamente dicha, se puede hacer de muchas formas diferentes (dibujando los elementos que necesitan, haciendo palotes, círculos, rayas, etc.).

 

En un principio, puede parecer que introducir una actividad como esta es demasiado complicado para edades tan tempranas, sin embargo, hemos comprobado que, una vez que dominamos la metodología de ¡A contar!, no resulta excesivamente difícil y que, los problemas que pueden surgir en su desarrollo son fácilmente detectables y podemos subsanarlos sobre la marcha.

Como en otras ocasiones, os aconsejamos que os leáis con detenimiento las indicaciones que aparecen en la guía didáctica para la realización de esta actividad, ya que pueden resolver muchas dudas iniciales.

Como en cualquier tipo de actividad, nosotros siempre partimos de la lectura del cuento en la asamblea. Para ello, hacemos mucho hincapié en aspectos como la entonación, las imágenes de la historia (con las que trabajaremos de forma muy activa en 3 años) o los aspectos más relevantes de la narración. Si queréis profundizar en las técnicas de lectura de cuentos, en el siguiente enlace podéis leer una entrada anterior que hicimos sobre este tema.

En el caso que os mostramos en las fotografías, leímos el cuento El árbol mágico y conversamos con los alumnos sobre las nueces que portaban los personajes en las ilustraciones, el recorrido que hacían, cuántas llevaban cada vez… esto nos permitió anticipar el trabajo y presentarlo de una manera más fácil.

También trabajamos previamente aspectos relacionados con el conteo y a que los niños y niñas luego tendrían que hacer sus peticiones indicándonos cuántas necesitaban para completar su ficha. Para hacerlo, nos resultaron especialmente útiles los cubos encajables de 4 y 5 años; pero también utilizamos otros materiales como pinzas de la ropa, lápices de colores, etc. La idea era ayudar a los niños y a las niñas a identificar distintas cantidades y a reproducirlas utilizando los diferentes materiales.

Estas actividades las hemos realizado siembre en los momentos dedicados a la asamblea y hemos comprobado que de esta forma atajábamos y resolvíamos de forma natural muchas de las dudas que después les podrían surgir en el trabajo individual.

Solo cuando comprobamos que la mayoría de los alumnos y alumnas comprendían la dinámica general de la actividad, nos animamos a llevarla al plano individual y a trabajar con los cuadernos.

Para resolver las actividades de peticiones, los niños y niñas de 3 años precisan una atención por nuestra parte prácticamente individual. Nosotros resolvimos este problema inicial trabajando por pequeños grupos en momentos donde el resto de la clase estaba trabajando por rincones o realizando una actividad de forma autónoma que no requería nuestra atención.

Sentados con ellos, pudimos observar las dificultades que les iban surgiendo y, sin intervenir demasiado, reconducir su pensamiento para que dedujeran por sí mismos cuántas pegatinas necesitarán para completar la imagen siguiendo el modelo.

La dinámica de la actividad, como os hemos explicado es muy sencilla, los niños y niñas deben representar como prefieran la cantidad de pegatinas que necesitan para completar el dibujo y entregarnos su petición a nosotros para que les demos las pegatinas que han solicitado.

Cuando terminamos con un alumno o alumna, podemos continuar con el resto del grupo y así completar esta actividad con todo el grupo. Hemos comprobado que, cuando consiguen entender la dinámica de la actividad, podemos alejarnos un poco y dotarles de cierta autonomía para realizarla.

A nosotros nos resultó muy útil la tabla que se ofrece en la guía sobre los tipos de representaciones de las cantidades para valorar el grado de resolución de la actividad. Además, como este tipo de actividades se han realizado varias veces a lo largo del curso, hemos podido comprobar los progresos que han ido realizando los alumnos y alumnas en todo este tiempo.

 

Esperamos que os haya servido esta entrada para llevar a cabo esta actividad en vuestras aulas desde otra perspectiva. Os animamos a que nos contéis vuestras experiencias con esta actividad.

 

 

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!