Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Nuestra experiencia usando los Pattern blocks

En esta ocasión queremos compartir nuestra experiencia utilizando los Pattern blocks en el aula. Nosotros solemos utilizar el tangram en nuestra clase desde edades muy tempranas, pero es cierto que, para 3 años, no resultaba del todo adecuado: las figuras resultantes eran demasiado abstractas, los alumnos se cansaban pronto, etc.

Sin embargo, con los Pattern blocks, estos problemas quedan solventados en la mayoría de los casos.

Para nosotros han sido un verdadero descubrimiento y hemos podido empezar a trabajar de una forma atractiva para los niños y niñas de estas edades el trabajo con la geometría y la percepción espacial.

Los Pattern blocks son un tipo de material manipulativo que surgió en los años 60 dentro del proyecto de Estudio de Ciencias Elementales del Education Development Center. Se trata de un conjunto de fichas planas que tienen forma de diferentes polígonos, cada uno de ellos de un color diferente.

Se trata de unas fichas planas, que suelen ser de plástico o de madera. Tienen la forma de distintos polígonos, cada uno de ellos de un color diferente.

  • Triángulo equilátero (verde)
  • Rombo (azul)
  • Trapecio (rojo)
  • Hexágono (amarillo)
  • Cuadrado (naranja)
  • Rombo estrecho (beige)

Todas las figuras tienen sus lados de la misma longitud, salvo el lado largo del trapecio que mide el doble. Esto permite que puedan combinarse entre sí de muchas maneras sin que queden huecos en medio.

Los Pattern blocks pueden utilizarse de muchísimas formas diferentes: podemos crear diseños, copiar modelos, repetir patrones, trabajar la simetría, realizar mosaicos, series de crecimiento, componer y descomponer formas geométricas, trabajar la proporcionalidad, etc.

En esta entrada pretendemos mostraros cómo los usamos en nuestras aulas, los problemas que nos hemos encontrado y cómo los hemos solventado.

Manipulación libre

La primera aproximación que hicimos al trabajo con los Pattern blocks fue animar a los alumnos a utilizar y explorar el material de forma libre para que se fueran familiarizando con el mismo y descubrieran de forma intuitiva todas las posibilidades que tiene.

Así, les repartimos las piezas y les pedimos que las utilizaran para formar libremente figuras sobre un folio.

En un segundo momento, les pedimos que hicieran figuras reconocibles y les dimos algunos modelos: una casita, una flor, etc.

 

 

Series

Como se dice en la guía didáctica (os recomendamos que la leáis porque facilita muchísimo el trabajo), «El objetivo de las series es desarrollar el razonamiento inductivo de los niños (…) La repetición es la baso a partir de la cual empezamos a producir reglas generales».

Nos ha resultado muy útil contar con las plantillas vacías del material de ¡A contar! A medida que los alumnos las completaban con las piezas, iban descubriendo el patrón de repetición: ¿cuál viene ahora?, ¿qué hay que poner después?, etc. Además, podíamos reforzar el trabajo pidiéndoles que las colorearan del color de cada pieza.

 

Series de crecimiento

Esta actividad es una variante de la anterior: se trata de que los niños y niñas identifiquen un patrón y descubran cómo crece este.

Las series de crecimiento presentan un grado mayor de dificultad que las series simples. Por eso, decidimos no empezar a trabajar con ellas hasta que no se hubieran familiarizado con las anteriores. Creemos que ha sido muy buena idea porque esto nos ha permitido trabajar con ellas de un modo más relajado.

Hasta ahora, hemos trabajado con las series de crecimiento pidiendo a los niños y niñas que completen las plantillas superponiendo las piezas y coloreando luego las figuras. El resultado ha sido muy bueno, aunque al principio les costaba un poco centrarse e identificar el patrón de crecimiento.

Por eso, ahora que ya están familiarizados en la dinámica de trabajo, queremos empezar a pedirles que, una vez completada la plantilla, continúen la serie elaborando los siguientes elementos.

Ya os contaremos qué tal nos funciona.

 

Puzles geométricos

Este tipo de actividades son, en cierto sentido, la versión previa o primitiva del tangram; en ellas, utilizamos las piezas de los Pattern blocks para construir figuras reconocibles.

En el material de ¡A contar!, los alumnos tienen plantillas contextualizadas en las ilustraciones del cuento, por lo que les resulta más fácil identificar la figura resultante y el trabajo se hace mucho más motivador.

Una cosa interesante de estas plantillas, es que cuentan con las figuras resueltas para servirles de guía en la resolución de la actividad. Sin embargo, hemos comprobado que a algunos alumnos se les pasaba desapercibida y hemos tenido que guiarles un poco ayudándoles a buscar las piezas por colores y a colocarlas en su lugar correspondiente.

A los alumnos esta actividad les encanta, por eso utilizar mucho el juego de los Recursos digitales.

También hemos imprimido y plastificado las otras propuestas que aparecen en la sección Más recursos de los Recursos digitales y las tenemos en un rincón del aula para que ellos mismos las puedan usar cuando prefieran.

Como veis, los Pattern blocks son un recurso muy versátil que les encanta a los pequeños. Os animamos a que los utilicéis en el aula y que experimentéis nuevas formas de jugar con ellos. También os queríamos pedir que, si conocéis otras formas de usarlos, las compartáis con nosotros a través de la sección Comparte tu experiencia del blog.

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!