Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Trabajamos las matemáticas en las sesiones de psicomotricidad

Unos de los aspectos fundamentales de la integración de los conceptos matemáticos es la asimilación de los mismos a través de una experimentación con el cuerpo. Esto se consigue en las sesiones de psicomotricidad. Organizar algunas de las sesiones entorno a conceptos matemáticos puede resultarnos de gran ayuda si queremos introducir ideas nuevas o reforzar otras que ya se han trabajado con anterioridad.

En nuestro caso, nos gusta que los niños y las niñas sientan las matemáticas de una forma diferente y planificamos al menos una sesión al mes con temática específica basada en la lógica–matemática.

En esta entrada queremos mostraros algunas de las ideas que nos han resultado efectivas a la hora de trabajar las matemáticas en las sesiones de psicomotricidad que, además, nos han servido para reforzar las actividades propuestas en ¡A Contar! Entre paréntesis os indicamos a modo de ejemplo a cuál de ellas correspondería.

 Los números y el cuerpo (taller de problemas, banda numérica, tabla del 100, bingo)

Divididos en grupos de 4 o 5 componentes, pedimos a los niños y niñas crear con sus cuerpos las grafías de los números según les vayamos diciendo.

 

Otra variante de este juego consiste en crear un número entre todos los miembros del grupo y pedir a los de otro equipo que intenten adivinar de cuál se trata.

Jugamos con la geometría (tangram)

También podemos realizar figuras geométricas con nuestro cuerpo. Para ello, proponemos a cada grupo una forma para que la realicen con sus propios cuerpos. Nosotros solemos jugar principalmente con el círculo, el cuadrado y el triángulo.

Ponte en orden (taller de problemas, problemas de asamblea)

Para esta actividad formamos grupos de 4 niños y niñas y le repartirnos a cada componente un ladrillo de psicomotricidad de color diferente (verde, rojo, azul y amarillo). Pedimos a los alumnos que formen una fila con diferentes instrucciones; por ejemplo: «El primero será el rojo, el segundo el que tenga el ladrillo verde, el que tenga el ladrillo amarillo se colocará tercero y, el cuarto, el que lo tenga de color azul». Así podemos jugar con las diferentes posiciones y números ordinales.

 

 Adivina qué secuencia tengo (secuencias)

Para esta actividad utilizamos cuatro ladrillos de psicomotricidad de colores. Pedimos a un alumno o alumna que realice una secuencia con los cuatro colores de los ladrillos y que la mantenga oculta detrás de un banco o similar.

 

El resto de los miembros del grupo deberán colocar, de uno en uno, los ladrillos del otro lado del banco intentando adivinar la secuencia que había creado su compañero. Cuando acierten en la posición de una pieza, la pasarán al otro lado.

En las imágenes podemos ver claramente en qué consiste el juego.

 

 

Peticiones a lo grande (peticiones)

Con este juego pretendemos llevar la actividad de peticiones a la sala de psicomotricidad. Para ello utilizamos diferentes materiales de psicomotricidad (aros de distintos colores, ladrillos, picas, conos…). Para ello, antes de que los niños y niñas entren en la sala, realizamos una composición con los materiales en el suelo.

Una vez que estén todos en el aula, formamos grupos de 4 o 5 niños y niñas y le entregamos un folio a cada equipo. En él deberán apuntar y dibujar qué materiales necesitan para copiar la figura que hicimos en el suelo.

 

Nosotros solemos colocarnos en un lateral de la sala de psicomotricidad con el resto de materiales y le los vamos entregando a los grupos según lo que hayan apuntado en su folio.

 

 

La rayuela de la banda numérica

Nosotros solemos proponer el juego tradicional de la rayuela para trabajar la secuencia de los números. El movimiento, junto con la canción y la melodía, hacen que esta se interiorice casi de forma automática. Los saltos que se dan al contar cada número contribuyen fijar la lógica del orden natural ascendente de los números.

Al ser un juego que les proporciona autonomía, solemos dibujarlo en el patio para que a la hora del recreo puedan seguir utilizándolo quien así lo desee.

Como veis existen multitud de ideas para trabajar los conceptos matemáticos a través del cuerpo y experimentarlos de una forma diferente. Esperamos que os hayan gustado nuestras propuestas y, si alguno la lleva a cabo, nos encantaría que compartiera con nosotros sus experiencias.

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!