Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Tenemos una tienda en clase

En esta entrada queremos presentaros la forma en que nosotros hemos trabajado en nuestras aulas la actividad de tiendas de ¡A Contar!

Este tipo de actividades solo aparecen en el material de 5 años, ya que la comprensión de las reglas y del uso social del dinero está más asentada en los niños y niñas de estas edades y, por otro lado, les resulta relativamente sencilla la elaboración de listas de la compra.

Aun así, os invitamos a que las llevéis a cabo en el último trimestre de 4 años a modo de introducción, puesto que en muchos casos la madurez de los alumnos de este nivel lo permite.

Como en otras ocasiones, os invitamos a leer primero la explicación que ofrece la guía en la página 65 porque es realmente interesante.

Cómo preparar el aula

Antes de llevar a cabo la actividad adecuamos el rincón del juego simbólico para organizar una tienda. Al ser un juego específico, la podéis montar y desmontar cada vez que hagáis la actividad; sin embargo, nosotros preferimos dejarla permanentemente porque nos permite trabajar con ella de forma continuada a lo largo del curso.

Una vez que hemos creado el espacio de la tienda, entre todos decidimos qué objetos se van a vender en ella. Como la actividad parte de la lectura de un cuento, os sugerimos que toméis como partida la ambientación de los mismos; por ejemplo, si estáis trabajando el cuento de El hipopótamo sonriente, le propondremos a los niños y niñas montar un puesto de abalorios hechos por ellos mismos.

En este caso, esta actividad puede desembocar en la creación de un taller de elaboración de bisutería en el que fabricaremos collares con cuentas o macarrones de colores, lo que nos permitirá trabajar con las series lógicas, la coordinación visomanual, etc.

Otro aspecto importante en una tienda son los precios. Nosotros utilizamos los folletos de publicidad que nos llegan a casa para observar cómo se organizan los productos, identificar números y cantidades, diferenciar los números de las letras, etc.

Esta actividad previa les encanta a los alumnos porque les permite enlazar con su propia experiencia de una forma concreta y real.

El siguiente paso es decidir cuánto costarán los productos de nuestra tienda y confeccionar los carteles y las listas de precios. Esto nos da la oportunidad de trabajar la escritura correcta de los numerales y experimentar la utilidad de la lectura y la escritura en un contexto significativo para los alumnos.

 

La puesta en práctica de la actividad

Como podréis ver en el cuaderno del alumnado, existen tres variantes de las actividades de tiendas:

  • ¿Qué quiero comprar?
  • ¿Qué puedo comprar?
  • ¿Cuánto me he gastado?

Para las dos primeras (¿Qué quiero comprar? y ¿Qué puedo comprar?) os aconsejamos adoptar al principio el papel de tenderos y, una vez que los niños y niñas hayan asimilado las pautas del juego, animarlos a que se turnen entre ellos para ejercer este papel. De este modo, el juego transcurrirá con más fluidez y al principio evitaréis que se produzcan momentos de «caos» en el aula.

 

Nosotros solemos llevar estas actividades en pequeños grupos mientras realizamos el juego por rincones o bien en grandes grupos, sobre todo la tercera variante (¿Cuánto me he gastado?). Igualmente, hacemos la presentación en la asamblea y solemos jugar varias veces hasta que los niños y niñas han captado las normas generales y los conceptos básicos.

¿Qué quiero comprar?

En esta actividad nos centramos en las decisiones que deben tomar los niños como compradores en una tienda. Se parece mucho a la actividad de las peticiones por su dinámica y es perfecta para comenzar a integrar la actividad de tiendas.

En este caso, el alumno o la alumna debe confeccionar una lista de la compra escribiendo o dibujando los objetos que quiere y cuántas monedas necesitará.

Con esta lista debe pasar por el «banco» para pedirnos las monedas que necesita (pegatinas) y pegarlas en su ficha. Posteriormente comprobaremos si la petición ha sido correcta con ayuda de la lista de precios. Si es correcta, le entregamos los productos que solicita.

 

 

¿Qué puedo comprar?

En esta ocasión la actividad limita a los alumnos ya que solo les damos diez monedas y les pedimos que elijan tres objetos en los que gastarse ese dinero. No tienen por qué utilizar todo el dinero, pero no pueden comprar cosas que valgan más dinero del que se les ha dado. Si no gastan todo el dinero, nosotros solemos añadirle un apartado a la actividad (Me han sobrado______) donde los niños y niñas colocan las pegatinas de las monedas que les han sobrado. Posteriormente se les puede pedir que escriban la grafía correspondiente a dicha cantidad.

 

¿Cuánto me he gastado?

Estas actividades parten directamente de situaciones extraídas de los cuentos, con los personajes de los mismos como protagonistas. En ellas deberán calcular cuántas monedas gastan o consiguen los personajes del cuento.

En este ejemplo, tomado de las actividades planteadas para el cuento El hipopótamo sonriente, los alumnos debían indicar cuántas monedas había ganado Gobi con la venta de sus productos.

 

Cómo llevamos a cabo la evaluación

En la evaluación tenemos en cuenta los objetivos de la actividad y partimos de los mismos para observar si se han conseguido en su mayoría:

  • Representar, por escrito o mediante un dibujo, los objetos de la lista de la compra.
  • Utilizar procedimientos de cuantificación (correspondencia uno a uno, subitación, conteo) para copiar correctamente los precios.
  • Contar conjuntamente los precios para determinar el total a pagar.
  • Indicar la cantidad a pagar mediante un numeral escrito en cifras.
  • Practicar el conteo.

Siguiendo estos objetivos o indicadores podemos observar el progreso que van consiguiendo nuestros alumnos desde la primera actividad realizada en el cuento 3, Garbancito, hasta la última que haremos con el cuento 7, La bomba fantástica. Es interesante observar la evolución de los niños y niñas durante todo este proceso para determinar sus progresos y detectar, cuando esto ocurra, las dificultades que se les plantean, así como las posibles ayudas que puedan necesitar.

 

Os invitamos a que llevéis a cabo dicha actividad en vuestras aulas y nos contéis las experiencias y dudas que os surjan.

 

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!