Presiona ENTER para ver los resultados o ESC para cancelar.

Pistas coloreadas

¡Feliz año nuevo!

En estas vacaciones hemos tenido tiempo para recargar las pilas, coger fuerzas y comenzar el año con nuevas ideas y propósitos. Además, hemos revisado las actividades que realizamos en el aula con ¡A contar! para descubrir cómo mejorarlas o evitar los problemas que nos han surgido en su aplicación.

Una de estas actividades es la de Pistas coloreadas que nos ha dado ciertos problemas con algunos niños y niñas. Para prevenirlos, nosotros realizamos una serie de adaptaciones de forma que pudieran hacerlas incluso aquellos alumnos que tenían cierta dificultad.

Como siempre, antes de ponerlas en práctica, os invitamos a leer la explicación que ofrece la guía didáctica para que tengáis una visión amplia y global de la actividad en sí. Podéis encontrar esa información en la página 62 de la guía.

A grandes líneas, las pistas coloreadas son la versión individual de los juegos de tablero en la que los alumnos tiran el dado y avanzan en su tabla dibujada en el cuaderno hasta llegar a la meta. Anotan los números que les han salido en cada tirada y colorean las casillas correspondientes a cada lanzamiento de un color diferente.

Nosotros siempre recomendamos empezar a trabajar las actividades nuevas con los materiales manipulativos de los que disponemos en el aula. De esta forma, facilitamos que los niños y niñas asimilen más fácilmente los procedimientos y las dinámicas de trabajo.

Los cubos encajables que acompañan al material del alumno son especialmente útiles para trabajar estas actividades, pero también otros materiales que seguramente dispondréis en vuestras clases como los «pinchitos», las construcciones, los gomets, etc.

  • Los cubos encajables nos permiten iniciar fácilmente a los niños y niñas en la dinámica de esta actividad. Nosotros solemos utilizarlos para que relacionen el número que sale en los dados con la cantidad de cubos que deberán ir acumulando, añadiendo nuevas piezas del mismo color según la cantidad que salga en cada tirada. De esta forma, los vamos familiarizando con el tipo de trabajo que se les pedirá en la ficha.

  • Otro material manipulable que solemos usar para esta actividad son «los pinchitos». A los niños y niñas les encanta y nos permite utilizarlo en cualquier momento, realizando varias tiradas en este juego.

La idea es jugar del mismo modo que con los cubos encajables, formando una fila con los pinchos según la cantidad que haya salido en cada tirada, pero en esta ocasión hay un reto nuevo: llegar al final de la línea de la plancha lo más rápido posible.

De esta forma, los niños y niños empiezan a familiarizarse con el objetivo de la actividad (llegar a la meta), aunque aún no les pediremos que contabilicen cuántas casillas les faltarían para llegar al final. Simplemente les indicamos que el juego tiene un final.

 

  • Por último, y antes de llevar a cabo la actividad en el cuaderno, nos gusta que los niños y niñas practiquen con los gomets. Suelen resultarles muy divertidos y mucho más gratificantes que colorear casillas, sobre todo si aún no dominan la dinámica del juego y pueden equivocarse al colorear. Es más sencillo, por tanto, quitar una pegatina o colocar otra en su lugar que borrar o colorear encima con otro color.

En esta ocasión, les planteamos la actividad casi como está diseñada en el cuaderno para que se familiaricen con el formato, y es en este momento donde entraría en juego la escritura numérica de la cantidad que ya previamente han estado trabajando e interiorizando con diversos materiales.

Como podréis comprobar en esta actividad, también introducimos un número concreto de casillas con el fin de que ellos puedan contabilizar cuántas les quedarían para llegar al final y decidir la preferencia entre una u otra cantidad en la siguiente tirada.

Para terminar, no queríamos dejar de recordaros las indicaciones que se hacen en la guía sobre la escritura de los números obtenidos en la tirada.

Con respecto a la escritura del número obtenido en la tirada, a principio de curso es muy probable que la mayoría de los alumnos tengan dificultades en la escritura de los números 4, 5 y 6, a pesar de que muchos alumnos conocen su existencia y los identifican en una banda numérica. Por ello, en cada actividad de pistas coloreadas que aparece en el cuaderno, incluimos una banda con los números del 1 al 10, para que puedan buscar el número obtenido en el dado y escribirlo. Además, podemos proporcionar a cada alumno la banda numérica o la tabla 100. Aun así, podemos encontrar escritura en espejo.

 

Así como las correcciones en su escritura:

Para corregir la escritura de números, debemos adoptar una posición coherente con el planteamiento que hayamos asumido para la lectoescritura en general en el aula. Por ello, seguimos una serie de principios que guían nuestra actuación y que se concretan en los siguientes puntos:

  • Las correcciones las realizamos individualmente, en función del desarrollo madurativo, la actitud y la evolución de cada alumno a lo largo del curso.
  • Cuando un alumno se enfrenta con decisión a la tarea de escribir un número y obtiene una producción similar al trazado correcto (por ejemplo, al principio del curso de 4 años, el alumno realiza el 6 con un círculo y un palo en la parte superior), no realizaremos corrección, pero se lo escribiremos correctamente al lado.
  • Siempre que un alumno pida ayuda o nos diga «no sé hacerlo», intervendremos diciéndole algo así como: todo el mundo sabe, te voy a ayudar… Le cogemos la mano y lo ayudamos a hacer el trazo correcto. Después le decimos «ahora tú» y le dejamos que lo intente solo. Dependiendo del nivel y del momento del curso, insistiremos más en ese momento o lo haremos en actividades posteriores.
  • También al principio de curso corregiremos la escritura de los números 1, 2 y 3 de forma más constante. A través de todas las actividades en las que interviene la escritura de números realizadas durante el curso y con correcciones de este tipo, la mayoría de los alumnos suelen escribir de forma correcta los números del 1 al 6 (trazado convencional, aunque estén realizados en espejo) a final de curso.
  • En el comienzo del curso de 5 años corregiremos ya de forma más constante la escritura de números del 1 al 6. Interviniendo del mismo modo y realizando de forma continuada actividades matemáticas del tipo de las propuestas en este proyecto, la mayoría de los alumnos suelen escribir de forma correcta los números del 1 al 10 (trazado convencional, aunque en algunos casos aparecen aún trazados en espejo) a final de curso.

 

Esperamos que os hayan servido estas sencillas pautas para trabajar las Pistas coloreadas en vuestras aulas.

¡Os animamos a que las pongáis en práctica y nos contéis que tal os ha ido!

 

Comentarios

Deja un comentario

Alma Gil y Adrián Vidal

Maestros de Educación Infantil y colaboradores en el proyecto ¡A contar!